- Sobre Peru - https://sobre-peru.com -

Fortaleza del Real Felipe, historia de independencia

Un dato curioso de Perú: si bien es uno de los países con mayor número de yacimientos arqueológicos del mundo (la mayoría de gran interés), su arquitectura militar es más bien escasa, al menos en comparación con otros rincones de Sudamérica. Sin embargo, a pesar de este dato, aún conserva la fortaleza más grande que los españoles construyeron en suelo americano y una de las que tuvo mayor repercusión en el fin de la presencia española en estos territorios.

La Fortaleza del Real Felipe, erigida en el siglo XVIII para defender el puerto de Callao frente a los ataques de piratas y corsarios, lleva el nombre del rey Felipe V de Borbón, quien había fallecido en 1746. Desde ese año y hasta 1806 apenas tuvo impronta en los conflictos bélicos del país. Sin embargo, sería a partir de aquí, fecha en la que comenzó a gestarse la independencia de Perú, cuando la fortaleza entraría de lleno en la historia peruana.

El 21 de enero de 1816 el Almirante Guillermo Brown bombardea el puerto de Callao, ataque al que respondieron los españoles desde la fortaleza con sus cañones y baterías terrestres. Fue el primer asalto por parte de las tropas libertadoras. Tres años más tarde, el 16 de enero de 1819, sería el Almirante Lord Thomas Cochrane el que intentaría un nuevo ataque, pero también fue rechazado.

Sin embargo la situación empeoraba cada vez más para el ejército español, de ahí que se tuviera que declarar la Independencia. Aún tras la firma de la misma la Fortaleza del Real Felipe seguiría en manos españolas, hasta que el 19 de septiembre de 1821 su general al mando, José de La Mar, tuvo que entregar la plaza ante la escasez de alimentos. En ese momento pasó a llamarse Castillo de la Independencia hasta 1925, año en el que volvió a su nombre original.

Pero no acabarían aquí los avatares de esta fortaleza, ya que en 1824, con la sublevación del sargento Dámaso Moyano, volvería a manos españolas. En ella se encerró el general Bartolomé Salom resistiendo el sitio de las fuerzas patriotas. Sin embargo, al ver que jamás le llegaría ayuda por parte hispana, tuvo que rendir de nuevo la plaza el 22 de enero de 1826.

Este último episodio fue el que supuso prácticamente el fin del Imperio español en América del Sur. Como os decíamos al principio, a pesar de la escasa presencia de arquitectura militar en Perú, la Fortaleza del Real Felipe es uno de los bastiones más importantes y que recoge en sus muros buena parte de la historia de este país.