- Sobre Peru - https://sobre-peru.com -

Willoq, turismo vivencial en Perú

¿Sabéis lo que es el turismo vivencial? Muy sencillo: es ese tipo de turismo que se desarrolla con la convivencia entre el turista visitante y la comunidad que le enseña sus tradiciones y costumbres. Algo que en Perú encontraremos en muchos puntos, porque cada vez son más las propuestas de turismo vivencial que se nos propone en el país andino.

En cualquier agencia de viajes nos pueden organizar la visita a una tribu indígena para conocer su forma de vida desde dentro. ¿Quién mejor que los propios miembros de esa tribu para servirnos como guía? Willoq, por ejemplo, es uno de los casos de turismo vivencial más conocidos y visitados en Perú. En este pueblo vive una comunidad altoandina de Ollantaytambo, en el departamento de Cuzco, que, desde 1992, recibe la visita al año de miles y miles de turistas.

Cualquier viajero apreciará aquí tanto el sabor y la belleza del paisaje que nos rodea, como la magia y el encanto de vivir de cerca las tradiciones y costumbres de un pueblo ancestral. A Willoq se llega en coche desde Ollantaytambo, en un trayecto de algo más de 45 minutos. Un recorrido que, desde el comienzo, ya nos envuelve en un paisaje de exhuberante naturaleza. Viviréis la sensación de encontraros en un mundo diferente, alejados de la civilización.

Antes de llegar a Willoq nos reciben grandes extensiones de campos de papa, habas verdes, maíz, coca, además de una gran cantidad de especies de aves y plantas. Los responsables de la comunidad nos darán la bienvenida con agrado, ataviados con sus trajes tradicionales (trajes que ya veremos luego cómo elaboran manualmente las mujeres).

Sin embargo, visitar Willoq es también conocer las malas condiciones de vida en las que últimamente subsisten. Desde siempre los miembros de esta comunidad han trabajado como porteadores del Camino Inca, pero en las últimas décadas han tenido que abrir sus puertas al turismo para seguir viviendo de la misma manera. Por algo son los últimos descendientes de los incas.

De esta manera, cuando visitemos Willoq debemos mostrar un respeto por las condiciones de vida en la que se encuentran. El turismo vivencial consiste precisamente en eso: conocer sus tradiciones y costumbres pero desde el punto de vista del viajero curioso y humanista, aquel que quiere aprender algo nuevo y diferente. Y está claro que aquí, en el corazón del Perú, lejos de cualquier civilización, lo conseguiremos.

Foto Vía Mundo Circulante