El Candelabro de Paracas, misterios del Perú

Candelabro de Paracas

Un misterio, eso es lo que sigue siendo el Candelabro de Paracas. ¿Quién pudo dibujar esta figura (geoglifo, técnicamente hablando) sobre la colina de arena? Es fácilmente perceptible desde el aire y desde la Bahía de Paracas que se encuentra a sus pies. Ni siquiera el movimiento de la arena con el viento ha logrado borrar el misterioso dibujo.

Como no podía ser menos, se han conjeturado diversas hipótesis del origen de este candelabro. Unas nos llevan a la época de los piratas que asolaron las costas americanas en busca del oro de los conquistadores, otras incluso van mucho más allá y hablan de seres extraños, extraterrestres que, al igual que las famosas Líneas de Nazca, han querido dejar su impronta en el suelo de Paracas. Símbolos masones, dibujos para orientarse los antiguos indígenas peruanos, lo cierto es que aún no se sabe con certeza su origen.

La línea central del candelabro mide 183 metros de altura, y las laterales 60, con una anchura de algo más de tres. Toda la figura abarca un espacio también de 60 metros y los surcos dibujados tienen una profundidad de 1,20 metros. Como os decíamos antes, a pesar del viento reinante y del movimiento constante de la arena, nunca se ha podido borrar completamente el dibujo.

Todo lo que rodea al Candelabro de Paracas, también conocido como Tridente, es un misterio. No se sabe el origen ni el porqué fue realizado, ni siquiera el cómo ni cuándo. Lo que sí es cierto es que por su ubicación quienes lo realizaron quisieron que fuera contemplado por todos. La colina inclinada en la que se encuentra hace que sea fácil de ver. Dicen que en días despejados puede verse incluso a una distancia de hasta 20 kilómetros de la costa.

Si lo queréis visitar debéis ir hasta el Puerto de El Chaco, cerca de la Reserva Nacional de Paracas. Para los amantes de lo misterioso será sin duda una excursión que os encantará. ¿Qué pensáis vosotros?

Foto Vía Wikipedia

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Pisco



Deja tu comentario