El turrón de Doña Pepa, dulce tradicional en Perú

Turron de Doña Pepa

Hace escasos días Perú ha sido galardonado como el Mejor Destino Gastronómico del Mundo y Mejor Destino Verde por Machu Picchu en los World Travel Awards 2012. Estos premios, que vienen entregándose desde hace ya 19 años, reconocen los mejores destinos y viajes dentro de la industria turística. En septiembre pasado ya Perú había sido elegido como el Mejor Destino Gastronómico de Sudamérica.

Ni que decir tiene que esto relanza aún más la gastronomía de Perú, e invita a sus turistas a que la conozcan y, sobre todo, la saboreen. De ella lo último que he probado (reconozco que me gustan mucho de sus platos) ha sido el turrón de Doña Pepa, un dulce tradicional que se suele comer especialmente durante la Fiesta del Señor de los Milagros, patrón de Perú, y que tiene lugar los días 18 y 19 de octubre.

El nombre de Doña Pepa le viene por la esclava Josefa Marmanillo quien, a finales del siglo XVIII, y tras sufrir una parálisis en los brazos, acude al Señor de los Milagros en Lima para que le cure. Al recuperarse de su enfermedad, Josefa en agradecimiento crea un dulce a modo de ofrenda. Cuenta la tradición que, en el momento que Josefa le ofrece el dulce, el Señor le sonríe. De ahí surge el nombre, pues, del turrón de Doña Pepa.

¿Cuáles son los ingredientes y el proceso de elaboración de este turrón de Doña Pepa?

– Ingredientes para el turrón

  • 5 tazas de harina
  • 1 taza de mantequilla
  • 3 yemas de huevo
  • 5 cucharadas de agua de anís muy concentrada
  • 1 cucharadita de sal

– Ingredientes para la miel

  • 1 bola de chancaca
  • media taza de agua
  • 1/4 de luquete de naranja
  • 6 clavos de olor

– Preparación

Los ingredientes secos se pasan por un tamiz o cernidor para eliminar grumos, y se mezclan luego con mantequilla. Más tarde se le agregan las yemas de huevo y el agua de anís. La masa hay que hacer que sea suave, para poder formar pequeños rollos de un centímetro de diámetro y algo menos de veinte de largo. Estos rollos se colocan en una lata para horno, y se deja allí a 175 grados durante unos 25 minutos para que así se doren.

Ahora vamos con la miel. Todos los ingredientes se ponen juntos durante cuarenta minutos a unos 115 grados. Mientras, tomamos los rollos (que ya deben estar fríos) y se colocan en una fuente. Cuando la miel se enfríe se vierte sobre estos rollos al gusto del consumidor.

Menuda pinta tiene el de la foto, ¿eh?

Foto Vía Recetas de Julia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Gastronomía



Comments are closed.