- Sobre Peru - https://sobre-peru.com -

Huayllay y su curioso Bosque de Piedras

Uno de los destinos turísticos más impresionantes de Perú y, a la vez, menos conocido por el gran turismo es sin dudas el Bosque de Piedras de Huayllay, una impactante región a 4.000 metros de altura en la que se pueden encontrar una serie de piedras que forman figuras increíbles. Es una maravilla natural que hay que conocer.

Ubicado en el Distrito de Huayllay, en el Departamento de Pasco, el Bosque de Piedras es el lugar más emblemático de una región dedicada especialmente a la producción ganadera y a la minería. Sin embargo, lenta y progresivamente, el turismo va ganando espacio entre las industrias que aportan mayor desarrollo.

Este museo geológico, como lo denominan los habitantes de la zona, está a unos 350 kilómetros de Lima. En total, allí se pueden apreciar más de 4.000 formaciones rocosas que tienen aspectos similares a los del perfil humano aunque hay otras tantas que tienen formas específicas y son conocidas por esa denominación: El Caracol, La Tortuga, El Elefante, entre otras.

Hay que señalar además que a partir de 1974 este lugar fue reconocido como un santuario, con el fin de que no se dañe el patrimonio geológico, como así también sus pinturas rupestres y demás rastros del pasado. En 1997 pasó a ser zona de interés turístico nacional y a partir de 2001 es patrimonio cultural de la nación.

Por otra parte debemos recordar que en esta zona de Perú se encuentran también las aguas termales de La Calera, Goshpi y Yanahuato, las cuales tienen propiedades medicinales, los restos arqueológicos de Bombomarca. Esto, obviamente, aumenta las posibilidades turísticas de la región.

De todos modos se debe saber que para acceder al Bosque de Piedras de Huayllay hay que hacer un viaje bastante extenso, pero en los últimos años se ha visto en aumento la llegada de turistas. La mayoría arriba por el mes de septiembre, que es cuando los locales realizan algunos ritos tradicionales invocando a los dioses.

Sobre las rocas digamos que las mismas fueron formadas por la misma superficie rocosa, pero además por el sedimento generado en el período paleozoico. Lo que llama la atención de los turistas, como dijimos, son las formas que cada piedra ha conservado, la cual pareciera tallada por la mano del hombre.

Si anda por el bosque, recuerde que además muchos se acercan para la práctica de deportes de aventura o también para aprovechar la cualidad de mirador que hay desde esa altura. En este sentido, sepa que puede realizar alguna otra actividad que le parezca atractiva, siempre en el marco de este lugar que lo conecta maravillosamente con la naturaleza.

– Información práctica para viajar a Perú