- Sobre Peru - https://sobre-peru.com -

Laquipampa, naturaleza sin límites en Perú

Desde el año 1980 en la provincia de Lambayeque, en el distrito de Incahuasi se encuentra un Refugio de Vida Silvestre. Se lo conoce como Refugio Laquipampa, aunque su nombre original sea “Llaquipampa” que significa «la pampa de los llantos» en lengua quechua.

El objetivo de este bello espacio natural es preservar el ecosistema de Bosque Seco del Noroeste donde habitan importantes especies de la fauna y flora autóctona como el oso de anteojos, la pava aliblanca y el cóndor andino entre otras aves; y las especies de palo santo, el huayrul, cerezos, sapote, palo colorado, faique, chirimolla, overo y pasallos entre otras especies de vegetación.

Son más de 8.300 hectáreas protegidas, pero con espacios dedicados al turismo. Para llegar, desde Chiclayo, se toma la ruta Ferreñafe – Pítipo, para llegar a San Antonio de Laquipampa.

Además de la riqueza natural, la Reserva reguarda una serie de yacimientos arqueológicos y petroglifos pertenecientes a la civilización andina de los años 1000 a 800 A.C.

El turista es bienvenido en la Reserva de Laquipampa, se organizan diferentes circuitos para observar las pavas aliblancas desde Lajas, 3 kilómetros dentro de la reserva. Este circuito se realiza entre las 5.30 y las 8 de la mañana y por la tarde entre las 16 y las 18 horas.

Desde allí se puede llegar hasta las Cascadas de Lajas. 4 caídas de agua que formaron pozos de hasta 2,5 metros de profundidad. Si llega en los meses de enero a abril podrá darse un refrescante baño. También se puede observar a la pava parda, sobre la Quebrada de Shambo a más de 1.000 m.s.n.m.

Los osos de anteojos se pueden observar desde una de las zonas más altas de Laquipampa, a 1.680 m.s.n.m. Para finalizar, se recorre la zona histórica conocida como El Reloj que se ubica a la misma altura que el mirador de osos.

Muchas de las especies de fauna y flora que se cuidan en el parque están en peligro de extinción. La pava aliblanca cuenta con una colonia de tan sólo 350 aves en todo el mundo, y en la reservan viven 25 de ellas.

Otras de las aves, como los loros de cabeza roja o los pájaros carpinteros guayaquileños se encuentran en menor peligro gracias al control de la caza furtiva.

No se pierda la fabulosa experiencia de ver a estos animales en su hábitat natural, como si fuera una documental en vivo y en directo.