Abancay, uno de los sitios más bellos del mundo

Abancay

Abancay es un municipio en la provincia de Apurímac, al que se llega conduciendo poco más de 910 kilómetros por la Vía Nasca.

Se la reconoce como una de las ciudades más lindas en la zona sur central del país, su paisaje de cerros y quebradas le permite mantener un clima excelente durante todo el año por lo que las la disfrutan por igual los adultos mayores, los jóvenes y los niños.

Su riqueza histórica y natural es maravillosa, en Abancay se puede disfrutar del turismo termal, del turismo aventura en sus increíbles espacios naturales y de la historia de la región en sus yacimientos arqueológicos.

La ciudad es dueña de las termas de Santo Tomás de Cconocc y de uno de los parques naturales más importantes de Perú el Santuario Nacional de Ampay, por lo que seguramente encontrará dónde hospedarse. Pero aunque su objetivo sean las termas, los yacimientos arqueológicos o el Parque Natural, no se pierda un paseo por el casco urbano y el río Apurímac.

El centro de la ciudad es de estilo colonial casi sin modificaciones y las estrechas calles en declive le dan un tinte romántico a la ciudad de Abancay. El sitio central, como siempre es la Plaza de Armas o Plaza Mayor, que en esta ciudad llama la atención por las estatuas de bronce que representan los animales más importantes de la zona, el cóndor, el venado y el puma.

Luego, quedan por descubrir los fascinantes sitios naturales, al Parque Nacional abría que dedicarle por lo menos todo un día de nuestro viaje, por lo que sería mejor dejarlo para una excursión en especial. Las termas y los yacimientos arqueológicos también se merecen todo un día.

Comencemos por recorrer la costa del río Apurímac, que se encuentra a 73 kilómetros del centro de la ciudad. Aquí los deportes de aventura están a la orden. Una expedición al Cañón del Apurímac es imperdible. Este cañón es uno de los más profundos y hermosos del mundo. Se encuentra en el límite con Cusco por lo que las vistas son indescriptibles.

También puede optar por realizar canotaje, pero sólo si es experimentado porque la dificultad del río es de niveles II a IV y se inicia a los 2.7000 m.s.n.m. en el Puente Cúnyac. Si puede hacerlo no lo dude, recorrerá uno de los paisajes más hermosos del mundo, reservado sólo para los espíritus más valientes.

Fotos Vía: Wikipedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Abancay



Deja tu comentario