- Sobre Peru - https://sobre-peru.com -

Como hacer pan de anís

El pan de anís es una receta típica del Perú, con un sabor suave ideal para acompañar con infusiones calientes en la merienda,  desayuno, o como snack antes de comer. Con sabor a anís, tienen un tiempo de preparación estimado de 3 horas aproximadamente. Sin más preámbulos, aquí te dejamos con su receta:

Ingredientes:
• 1 1 / 2 cucharadas de anís
• 1 1 / 2 tazas de agua
• 1 1 / 2 cucharaditas de levadura
• 1 / 3 taza de azúcar
• 1 / 4 de taza de manteca
• 2 3 / 4 tazas de harina de pan
• 2 tazas de harina para todo uso
• 1 1 / 2 cucharaditas de sal
• 1 huevo
• 1 cucharada de agua

Preparación:

Pon el anís en una olla con el agua y deje hervir. Luego debes retirar del fuego, tapar y dejar enfriar hasta que quede tibio. Luego añada la levadura, agua de anís con el azúcar en un recipiente para batir. Luego agrega la harina, la manteca vegetal y la sal. Mezclar a baja velocidad lentamente hasta que la mezcla sea bien homogénea.

Agrega la harina de pan y sigue amasando durante unos 5 minutos hasta que esté suave y elástica. Si está demasiado «pegajoso», puedes agregar par de cucharadas de harina hasta conseguir la consistencia deseada.

Una vez hecho esto, coloca la masa en un recipiente engrasado, lo suficientemente grande como para que la masa pueda duplicar su tamaño sin mayores problemas. Luego cubre con papel film o plástico.
A cabo de unos 30 minutos estará levada la mesa, y luego se realizará el procedimiento de desgasificacion.

Para armar los panes deberás dividir la masa en la cantidad de panes que quieras hacer; toma una de estas partes y a su vez divide en dos, cruzándolas para formar una especie de trenza. Con las que sobran, formar dos trenzas de tres. Realiza el mismo procedimiento con la cantidad de panes que desees realizar. Espera algunos minutos a que leve y ya puedes llevar al horno. Una vez que la superficie este bien firme, retira, pincela con huevo y espolvorea con el anís.  Este le dará el toque dorado tan característico del pan de anís.

Ahora bien, deja en el horno unos minutos; asegúrate que los panes estén bien dorados. Lo ideal es servirlos calientes a temperatura ambiente, ya que el sabor de recién hecho es irreemplazable. Un truco para que se conserven más tiempo es el ponerlos en el freezer y congelarlos apenas los saques del horno y estén todavía calientes.

Foto Vía: Almuerzo