Mejoras arquitectónicas en el Camino del Inca

Machu Picchu

Seguramente habrás oído hablar innumerables veces del Camino Del Inca (Inca Road System) en Perú. Se trata de un destino inevitable si vas por esta zona de Sudamérica, siendo uno de los símbolos más emblemáticos de lo que fue la gran Civilización Inca. Hay algo en lo que particularmente se destaca; su innovación arquitectónica.

Se estima que tiene una extensión de unos 40.000 kilómetros, por lo que alberga una gran diversidad de climas (esto es de suma importancia a la hora de preparar tu mochila de viaje). Originalmente era llamado el Camino Real, aquel que utilizaban los peregrinos y todos aquellos autorizados por el imperio como canal conductor a la Ciudad Sagrada.

Es difícil describir con palabras la belleza de sus paisajes, pero sí tal vez podamos hacer un esbozo de lo diverso de sus áreas a modo de guía de turismo; te encontrarás con tierras nada fértiles en las puntas más altas, y en cuestión de algunos minutos estarás transitando, por ejemplo, con el Bosque de Nubes de los Andes, donde encontrarás la vegetación más exótica.

Históricamente, los habitantes podrían hacer un recorrido estimado de unos 20 a 22 kilómetros por día. Por esta misma razón, en cada distancia de estas se asentaron pequeñas construcciones, alojamientos, tiendas de alimentos, y otros puntos de ayuda al transeúnte.

Debido a que los vehículos más avanzados eran desconocidos en aquel entonces, las superficies del Camino Del Inca fueron construidas especialmente para el tráfico a pie, acompañados por llamas que hacían el trabajo de animales de carga. Algunos tramos del recorrido fueron pavimentados con adoquines de piedras, sin embargo la mayor parte fue hecha de senderos de suciedad naturales, de unos 4 metros de ancho.

Para poder atravesar las regiones más montañosas, se las ingeniaron para construir largas escaleras (que le darán al paisaje un toque exótico e inolvidable), y también carreteras con una arquitectura práctica. Todo ha sido pensado en detalle, sin dejar ningún tramo librado al azar; para cruzar ríos y corrientes también hay resistentes puentes, mientras que para los caminos que unen desiertos se los marcaron con paredes bajas.

Esto sin duda merece un apartado especial; las innovaciones arquitectónicas a través de la zona incluyen drenajes a través de canales y alcantarillas. Y no sólo eso, ya que en muchos lugares las paredes bajas se encargaron especialmente de delimitar el camino. Incluso en algunos lugares también se hicieron túneles especiales para conservar la navegación segura.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Cuzco



Comentarios (1)

  1. Karina dice:

    Es gracias a estas construcciones que podemos gozar de una experiencia increíble mientras nos dirigimos a conocer una de las siete nuevas maravillas del mundo. Para poder realizar el recorrido de dos días les sugiero aclimatarse a la altura de la región por lo menos un periodo de 72 horas y llevar lo necesario en un pequeño equipaje. Interesante post! :)

Deja tu comentario