Punta sal, la mejor playa del Perú

Punta sal

Amo el mar. Amo su movimiento continuo y sus cambios de carácter. Su poderosa manera de llegar al infinito, hasta donde mi vista alcanza, cuando era pequeño y entendía poco o nada de la geografía de nuestro planeta, creía que el mar llegaba al sinfín del universo.

Sería un magnífico camino hacia la eternidad, un mar apacible, transparente, calmo. Exactamente como el mar de Punta Sal, en Tumbes, la playa más extensa y hermosa, por mucho, del norte peruano. Su proximidad con la línea ecuatorial explica la calidez de las aguas, que en promedio tienen 25 °C.

La playa de Punta Sal es de arena, arenas blancas, y presenta días soleados durante todo el año. Aquí vienen desde hace 5 o 6 años, importantes empresarios y ejecutivos latinoamericanos a escaparse de las presiones. Lindas chicas se ven también por todos lados.

Da la sensación de refugio, Punta Sal es un lugar bello y muy acogedor. La playa está dividida en dos: el Balneario de Punta Sal Grande y Punta Sal Chica, que a mí me parece más hermosa porque está flanqueada por dos puntas naturales, y la playa es curva, muy tranquila, estupenda para nadar o para hacer snórkel. Incluso para pescar, aunque aquí no se practica la pesca deportiva, quienes lanzan sus redes o cordeles en procura de peces son dedicados y nobles pescadores artesanales en procura de alimento y subsistencia.

Lo mejor de Punta Sal es que aquí no te topas en ninguna temporada del año con multitud de turistas. Es sencillo sentir que tienes todo este paraíso solo para ti. Las vistas que consigues son espectaculares y los alojamientos son bastante confortables.

Llegar a la playa es muy sencillo, basta con dirigirse por la carretera Panamericana Norte hasta el kilómetro 1187. Viniendo desde Piura, el trayecto toma 1 hora aproximadamente y comprende un recorrido de 80 km.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Tumbes



Deja tu comentario