Ucayali, frondosa belleza

Ucayali

La selva no es el lugar al que vas y contemplas, la selva crece y se ve frondosa y si la exploras es como si fuese un gran mundo verde expandiéndose, su frondosidad es algo que me deja sin aliento y visitarla siempre resulta un viaje fascinante.

Fascinación podría ser la palabra perfecta para definir Ucayali, uno de los Departamentos peruanos en el que la selva es la protagonista, ubicado en el extremo este, en la frontera con Brasil, al norte de Madre de Dios y Cuzco, al sur de Loreto.

Su capital es Pucallpa (vocablo quechua que significa «tierra colorada») y los lugareños son conocidos como gente ardiente, son apasionados y de un espíritu muy festivo, ¿quién podría dejarse cubrir por la melancolía en una lugar tan mágico y exuberante? Sus bebidas exóticas son algo de lo que no debes fiarte, saben a dulce y terminas ebrio en un instante.

El Aeropuerto Internacional de Ucayali se encuentra en Pucallpa y es la entrada principal a la región. Un ticket desde Lima cuesta no más de 70 dólares. Y las razones para visitar Ucayali son muchas, por ejemplo un chapuzón en la catarata «el velo de la novia», un verdadero pedazo de cielo en la localidad de Padre Abad.

En Pucallpa vas a enamorarte de la laguna de Yarinacocha, situada a 7 kilómetros al sureste de Pucallpa, sus aguas son cálidas y mansas. Cuando llueve en la ciudad el río Ucayali crece y se une con la laguna, entonces es posible ver en ella paiches, delfines rosados y demás recursos ictiológicos.

Como he comentado en un artículo anterior, en la selva amazónica existen comunidades denominadas «no contactadas», que no desean vincularse con el mundo occidental y viven según sus ancestrales tradiciones. Pero también hay comunidades que se atrevieron a contactar con los foráneos y viven en un estado «intermedio», mantienen sus tradiciones pero han adoptado algunas costumbres del mundo occidental. Pasar unas horas con ellos y poder comprar sus preciosos mantos y artesanías es algo que atrae muchos turistas. Los Shipibo-Conibo y los Ashaninkas son dos de estas comunidades.

En fin, las razones para visitar Ucayali son muchísimas, iré dándote nuevos datos más adelante, pero por ahora puedo decirte que encontrarás mucha diversión y mucha naturaleza.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Ucayali



Deja tu comentario