- Sobre Peru - https://sobre-peru.com -

Huancavelica, tradición y belleza

Cuando los incas todavía eran un grupo regional y apenas iniciaban su expansión desde el Cuzco hacia los terrenos vecinos, tuvieron en los «chancas» a su primer gran obstáculo, de haber vencido los chancas los enfrentamientos que sostuvieron, otra sería la historia del Perú.

Huancavelica fue el centro de origen de los chancas y una vez vencidos éstos, fue un fortín militar de los incas. En la época de la colonia fue aprovechada por sus minas de plata y en torno a ellas se levantaron caseríos que aun hoy se conservan y que le dan a Huancavelica una aura de tradición y elegancia.

Cuando Huancavelica celebra, todo el pueblo se suma a la gran fiesta (la mayoría de ellas con motivo religioso) que se prolonga por una semana entera. Entre las más destacadas tenemos la «fiesta del niño perdido», que se celebra el 14 de enero, la «fiesta de las cruces» en mayo, la «fiesta de Huancavelica» que inicia el 29 de setiembre, y el 24 de diciembre se celebra el famoso festival de las Danzas de las tijeras.

Cualquiera de estas fiestas ofrece al turista una experiencia muy intensa y totalmente diferente a lo que ha visto antes, pues están arraigadas en la cosmovisión andina y fusionadas con la religión católica, incluso para los mismos peruanos que no somos de la zona andina. Las festividades de Huancavelica nos sorprenden y revisten de misterio.

La mejor manera de acceder a Huancavelica es a través del «tren macho» que parte de Huancayo todos los días a las 6 de la mañana. Recuerda que Huancayo se ubica al este de Lima, a unas 5 horas por carretera.

Cuando visites Huancavelica no dejes de hacer excursiones a los complejos arqueológicos, sobre todo los de Izcuchaca, donde además de los vestigios incas encontrarás aguas termales y unos estupendos artesanos vendiendo sus obras a precio de ganga.