- Sobre Peru - https://sobre-peru.com -

Inti Raymi, la fiesta del sol en Cuzco

La última vez que estuve en Cuzco fue mucho más que sorprendente, fue un destello, un baldazo de agua que me hizo creer por un instante en que los problemas que llevo no son tan grandes en realidad, que la vida en paz con la naturaleza es lo importante. Y si no tuviera los dos pies sobre la tierra creería que fue un acto divino, que en realidad sí tienen comunicación con el sol, que es su dios y que gobierna sus destinos.

Estaba el Inca representado por un actor cusqueño, hablando en quechua frente a todos, en la Fortaleza de Saksaywaman (sacíate halcón), en el descampado. Y alzó las manos para pedirle al cielo que se abriera, estaba nublado, se celebraba el Inti Raymi (fiesta del sol) pero las nubes cubrían el horizonte y parecía que habría lluvia.

Pero él, el supuesto Inca, alzó las manos e hizo un ruego en quechua, una corta plegaria de tan solo tres o cuatro minutos. Luego abrió los brazos en silencio y el cielo se rasgó, si no hubiera estado allí no lo habría creído, apareció el sol en el instante mismo en el que el Inca, su hijo según su religión, abrió los brazos diciéndole: míranos, bendícenos, padre.

Todos los años se lleva a cabo en el Cuzco una de las celebraciones más importantes del Perú, moviliza cientos de actores y danzantes que representan una antigua ceremonia en la que se pide la bendición del sol para que todo el año haya buena cosecha.

Suenan los pututos (trompetas de caracoles marinos), los tambores, los ejércitos llegan marchando, danzan las mujeres, los campesinos, las 4 suyos (provincias incas) se hacen presente. La fiesta se inicia en el Qoricancha (cerco de oro) a las 9 a.m. y se traslada en procesión hasta el Saksaywaman.

Todo Cuzco es una fiesta, el ritual termina como a las 3 p.m. pero en la ciudad los pobladores y los turistas prolonga

n la celebración toda la noche en el centro de la ciudad. De todos los rincones del mundo vienen a experimentar esta sorprendente y mágica fiesta, que se fundó durante el gobierno del más grande de los gobernantes de estas tierras, el Inca Pachacuteq.

Es algo que sencillamente no te puedes perder. Te aconsejo hacer tus reservas con el mayor tiempo posible y procura llegar al menos el 21 de junio (la fiesta empieza el 24), para que te adecues a la altura de la ciudad y para que puedas visitar Machu Picchu antes de vivir el Inti Raymi.

Ten por seguro que lo disfrutarás, su recuerdo perdurará para siempre.