- Sobre Peru - https://sobre-peru.com -

Ferrocarril Central, tren macho

El paisaje del Valle de Lima, y luego la sierra, atravesando San Mateo para rodearnos de nevados, escuchar el barullo de los manantiales de agua fresca y pura, seguir con la mirada el serpentear de los ríos, mucho verde a ambos lados. Y el ritmo constante y vigoros del tren empujado por los latidos de nuestro propio corazón. Una manera impresionantemente hermosa de conocer desde Lima hasta Huancayo, punto final del Ferrocarril Central, también conocido como el tren macho.

La empresa organiza estos recorridos turísticos para experimentar lo estupendo que tiene un viaje en tren por esta zona, pues además del contacto con la naturaleza, ayuda a conocer de cerca las variedades climáticas que comprende el Perú. Hermoso país, diverso, cautivante, acogedor.

A bordo del Ferrocarril Central, en sus coches modernos y acondicionados para el mayor confort, se baila con las canciones que interpretan en directo músicos peruanos, se beb pisco sour en el vagón bar y se conoce gente de todas partes del mundo que adoran viajar en tren y que se están enamorando del Perú.

Los viajes son periódicos pero no diarios, para saber su cronograma hay que visitar la web oficial del Ferrocarril Central. El punto de partida es la Estación de Desamparados, ubicada a las espaldas del Palacio de Gobierno en el centro de Lima.

Y después de recorrer 69 túneles y 58 puentes se llega a Huancayo, una ciudad serrana muy hermosa en la que su artesanía es destacable, comprar unos mates burilados con aplicaciones en plata, o joyas de plata a precios que no podrás creer, te va a ser sencillamente imposible de evitar.

Eso sí, en el trayecto se superarán los 4000 metros sobre el nivel del mar, así que es muy recomendable tomar un mate de coca en el trayecto, estar abrigado y comer ligero.

El ticket te cuesta 260 dólares (Lima/Huancayo/Lima) en el mejor coche. Los niños pagan 130 dólares.