Lima desde las alturas

Lima

Mirarlo todo desde arriba ofrece una perspectiva distinta de las cosas, de la realidad, de la vida, observar la ciudad diminuta moviéndose a tus pies puede servirte para despejar la mente, puede ayudarte a ver lo que es realmente importante de estar vivo.

El punto más alto en la ciudad de Lima es el Cerro San Cristóbal, un mirador cargado de historia en el que reposa una cruz de hierro de 14 metros de altura, cruz a la que peregrinan los fieles en Semana Santa como se acostumbra desde inicios del siglo XX, y es además un lugar desde donde es posible tener una vista tremendamente bella de toda la capital del Perú.

Pusieron una cruz allí como un símbolo de gratitud a San Cristóbal, pues a él se había encomendado Pizarro cuando sufrió el único acedio a la ciudad, rogó a San Cristóbal su protección y al salir victorioso, pues homenajeó al santo poniendo la cruz en la cima del cerro.

Cruz del Cerro de San Cristobal

El mirador está ubicado en el distrito del Rímac, a 400 metros sobre el nivel del mar, para visitarlo tienes que dirigirte a la Plaza Mayor de Lima, a 30 minutos del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. En la Plaza encontrarás los “urbanitos”, unos buses turísticos que hacen un recorrido guiado por los puntos más representativos del centro de la ciudad. El recorrido dura casi una hora y cuesta apenas 2 dólares, un precio increíble.

Te aconsejo realizar la visita al rededor de las 6 de la tarde, ver el atardecer desde el Cerro San Cristóbal y luego la ciudad iluminada será algo que disfrutarás mucho.

Al final, cuando el urbanito te deje otra vez en la Plaza Mayor, aprovecha para caminar por el Jirón de la Unión, comer helados y hacer compras. Si llegas hasta la Plaza San Martín por este jirón, en la esquina encontrarás el Bar Yacana, lugar muy concurrido por sus afiebrados conciertos de rock.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Lima



Deja tu comentario