El champús, postre de invierno en Perú

Champus

Me hizo gracia ver dentro de la carta de bebidas del restaurante el champús. Rápidamente se te viene a la mente el chiste fácil: “te tomas esto y te lava el estómago, ¿no?”. Pero el champús peruano no tiene absolutamente nada que ver con lo que nos podemos imaginar así de buenas a primeras…

En Perú dicen que es el dulce perfecto para el invierno. A finales del siglo XIX aparecían por las calles de Lima las tradicionales champuseras, quienes en invierno, ya entrada la tarde noche, se colocaban en las puertas de las tiendas con su olla de champús y sus cucharas de palo listas para servir a los lugareños algo caliente.

Hoy en día el champús se puede encontrar tanto en Perú como en Ecuador y el suroeste de Colombia. Es una bebida que se elabora con miel de panela o chancaca, maíz, frutas como el lulo o naranjilla, piña, membrillo o guanábana, y condimentada con clavos de olor, canela y hojitas de naranjo agrio. Una receta que ha sido transmitida de generación en generación y que realmente es muy fácil de preparar.

– Ingredientes

  • cáscara de una piña
  • 3 clavos de olor y 1 rama de canela
  • media taza de piña picada
  • media taza de membrillo picado con piel
  • media taza de manzana picada con piel
  • media taza de mote blanco sancochado
  • media taza de azúcar
  • 3 cucharadas de harina de maíz y otras tres de chuño
  • media taza de guanábana en trozos
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 2 cucharadas de canela en polvo

– Elaboración

En primer lugar hay que colocar en una olla la cáscara de piña, los clavos de olor, la rama de canela y dos tazas de agua. Todo esto se lleva a fuego medio durante unos veinte minutos y se cuela. A continuación se agrega la piña picada, el membrillo, la manzana, el mote blanco y el azúcar, cocinándolo todo a fuego medio durante cinco minutos.

Seguidamente se disuelve la harina de maíz en tres cucharadas de agua fría y se le añade poco a poco a toda la preparación, removiendo bien todo con una cuchara de madera. Luego se vierte el chuño disuelto también en tres cucharadas de agua fría y se sigue removiendo, y se le añade también la guanábana, sin dejar de remover hasta que la preparación se espese.

Por último se agrega la vainilla y se cocina durante dos minutos más. Una vez realizado esto se retira todo del fuego y se sirve espolvoreado con canela en polvo.

Foto Vía Perú Delights

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomía



Deja tu comentario