Cómo preparar maná

Mana con nueces

Uno de los dulces tradicionales propios de la gastronomía peruana más populares y saludables es el maná, que se caracteriza por tener una preparación muy simple y un sabor dulzón delicioso. Para todos aquellos que no lo conocen, el maná es una especie de caramelo bastante parecido al mazapán (muy usado como dulce de Navidad), y que fue creado en la época en que los conquistadores llegaron a tierras peruanas.

Según cuenta la historia, cuando no encontraron con facilidad los ingredientes para preparar al tradicional mazapán hecho con almendras y vino, decidieron hacer algunas modificaciones a la receta.

El maná ya gusta cuando lo miramos, gracias a su bello color dorado que invita a probarlo. Hay muchas formas de servirlo, lo más común es darle forma en bolas del tamaño de un bocado, a veces haciéndolos rodar en nueces picadas, azúcar en polvo, o lo que se te ocurra. También se lo utiliza para cubrir tortas y pasteles, siendo una alternativa más saludable que la clásica de azúcar laminada. Sin más preámbulos, aquí vamos con los ingredientes y la receta. Es bastante simple de realizar, y entre la preparación y la cocción no te llevará más de una hora y media.

Ingredientes:

4 tazas de leche evaporada
1 1/2 tazas de azúcar granulada
6 yemas de huevo, y 1 huevo entero
1 cucharada de extracto de vainilla
Azúcar en polvo
1 cucharada de extracto de almendra

Forma de preparación:

Colocar los huevos, la leche y el azúcar en una olla amplia y mezcla bien con el batidor, previamente colados. Lleva a ebullición y luego cocinar a fuego lento. Notarás que los huevos se separarán y comenzará a tomar un color blancuzo; es importante que sigas cocinando, revolviendo suavemente con una cuchara o cucharón de madera.

Debes dejar aproximadamente por unos 30 minutos, hasta que casi no quede líquido. Cuando llegues a este punto es muy importante que mezcles sin parar. Deja cocinar hasta que notes que la mezcla se haga lo suficientemente espesa y no quede nada líquido. Es importante recalcar que la consistencia debe ser bastante espesa, como una masilla.

Una vez que retires del fuego, lleva la mezcla a una batidora y agrega extracto de vainilla y de almendras. Este agregado es opcional, pero te recomendamos que lo hagas ya que le da un toque extra de sabor que vale la pena. Debes batir hasta que se enfríe y luego ya puedes refrigerar.

Vía: Noviaexpress

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Gastronomía



Comentarios (6)

  1. AlanKDC dice:

    Duda.. en la receta dice 6 yemas de huevo y luego un huevo entero. No serían 7 huevos? o el huevo entero tiene que ser cocido? por que no creo que se meta con todo y cáscara.

Deja tu comentario