Hiram Bingham, saqueador de Machu Picchu

Hiram Bingham

El asentamiento precolombino de Machu Picchu, uno de aquellos pocos que escapó a la avanzada conquistadora española, se ubica a 2,400 metros sobre el nivel del mar, en una montaña que corona el Valle de Urubamba, 80 Km. al noroeste de Cuzco. Conocida popularmente como “La Ciudad Perdida de los Incas“, se trata del mayor símbolo de la compleja cultura desarrollada por el Imperio Inca.

Construida cerca del 1450, fue abandonada para su preservación cien años después, con la llegada de los colonizadores, populares (o impopulares) por sus saqueos, sólo para ser saqueada unos 450 años después por el explorador estadounidense Hiram Bingham. Bingham concentró la atención mundial en Machu Picchu tras sus descubrimientos arqueológicos. Durante sus años en Perú, el historiador desarrolló estrechas relaciones con altos mandos militares peruanos.

Como resultado, tuvo grandes facilidades obteniendo permisos de trabajo necesarios para viajar a lo largo del país y recopilar invaluables artefactos arqueológicos. A su regreso a la Universidad de Yale, Bingham llevó consigo cerca de 5,000 objetos para mantener en custodia en el centro universitario por el tiempo que el gobierno peruano lo permitiera.

Jamás regresaron…

Machu Picchu

El 14 de marzo de 2006, se desató la controversia gracias al periódico “Hartford Courant“, el cual difundió que la esposa del antiguo presidente peruano Alejandro Toledo, había acusado a la Universidad de Yale de explotar la herencia cultural de Perú, reclamando la propiedad de más de 250 piezas de museo que habían sido llevadas por Hiram Bingham en 1912, y eran exhibidas en el Museo Peabody de Yale desde entonces.

Una pequeña parte del material que Bingham había llevado fue regresado a Perú, pero Yale conservó la parte restante, argumentando que su postura era avalada por leyes federales relativas a antigüedades peruanas.

El 14 de agosto de 2007, el “Hartford Courant” reportó que Yale había acordado regresar a Perú un inventario de 300 piezas de gran calidad incluidas en su colección. El proceso fue supervisado por el recientemente electo Presidente de Perú, Alan García, quien designó una delegación para que continuase las conversaciones con Yale, en un intento por resolver la disputa sin llegar a entablar un pleito judicial como había amenazado su predecesor, Alejandro Toledo.

El 19 de septiembre de 2007, el “Hartford Courant” anunció que Perú y la Universidad de Yale habían alcanzado un acuerdo acerca de la enorme cantidad artefactos apropiados en Machu Picchu a comienzos del siglo XX por Hiram Bingham. El acuerdo incluyó la promoción de una exhibición itinerante conjunta, y la construcción de un nuevo museo y centro de investigaciones en Cuzco, en el cual Yale oficiaría como consejera.

Yale reconoció la propiedad de Perú sobre todos los objetos desenterrados previamente en Machu Picchu, pero comparte los derechos con el gobierno de dicho país sobre los nuevos objetos que se hallen fruto de las investigaciones, parte de los cuales permanecerán en Yale para su estudio.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Cuzco, Historia de Perú



Comentarios (1)

Deja tu comentario