Machu Picchu, belleza, esplendor, maravilla

Machu Picchu

Machu Picchu significa en quechua (lengua de los incas) “Vieja Montaña”. De pie frente al portal de piedra, con la primera vista de Machu Picchu frente a mis ojos, siento eso que tantas veces he leído en los artículos referidos a lo que estas impresionantes estructuras incas producen en los visitantes, un sobrecogimiento inmenso que uno no puede explicar, que uno no espera sentir por una obra humana, por esplendorosa que esta sea. No en vano, fue designada como una de las Nuevas Maravillas del Mundo.

Machu Picchu es mucho más de lo que sabemos, de lo que entendemos, de lo que la valiosa ciencia nos pueda decir; Machu Picchu es algo en el corazón que se queda contigo para siempre, que va a llenar tu rostro de alegría cada vez que lo evoques, cada vez que comentes con tus amigos que fuiste de vacaciones a Perú, que volaste a Cuzco, que te montaste en el tren durante 6 horas de viaje, que Machu Picchu no solo es inmensamente impresionante y bello, sino que además es mágico y sobrecogedor.

Eso dirás, sin ninguna duda. No en vano es el principal atractivo turístico del Perú, y teniendo en cuenta los muchos bellos lugares que este país tiene para ofrecer al turista, incluso mucho más valiosos histórica y culturalmente hablando, como Caral. Pero Machu Picchu es el favorito de todos porque es mucho más de lo que uno espera, mucho más imponente y asombroso de lo que uno lo puede ver en un video o una fotografía. Visitar Machu Picchu es algo que como ser humano tienes y debes hacer, tienes que conocer y experimentar de lo que fuimos los hombres capaces de hacer en Machu Picchu.

Como peruano, una de las cosas que me toca hacer es resaltar la importancia de Hiram Bingham para difundir en el mundo moderno la existencia de este maravilloso lugar, pero también hay que recordar el tremendo perjuicio que significó el apoderamiento de más de 46.000 piezas incas de imponderable valor sin consentimiento del Estado Peruano y que actualmente está en posesión de la Universidad de Yale, quienes se rehusan a devolverlas, lo que ha originado una demanda jurídica.

Recuerda que la ciudadela de Machu Picchu se encuentra a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, así que sería buena idea llevar una infusión de mate de coca para evitar los mareos y algún malestar. Ven a Machu Picchu y disfrútale, verás como se te estruja y renueva el alma.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Cuzco



Deja tu comentario